Panorama Político Chaqueño
Bien picado

El primer "round" del debate tuvo de todo y al parecer no dejó "ganador"

La noche tuvo un quiebre claro y dividió los protagonismos. Zdero se mostró mejor plantado al inicio, pero Capitanich reflotó con la sensibilización, mientras Martínez espera poder jugar sus cartas. (Dibujo: NOVA)

Esta semana comenzó con el “golpe de escena” generado por el debate preelectoral para candidatos a gobernadores, del cual fueron parte el actual primer mandatario Jorge Capitanich; su principal contrincante, el diputado provincial Leandro Zdero; y el intendente de Resistencia Gustavo Martínez, que busca proclamarse como una alternativa.

La ciudad de Charata fue el epicentro de la primera parte de una lucha que promete dejar mucho por analizar. Básicamente, este primer debate, mostró mucha picardía y “picantes” entre “Coki” y el “Zorro”, casi como ignorando a Martínez.

Desde un principio, se notó claramente los roles en este encuentro, con Capitanich utilizando la popular carta de la “puesta en valor” de las gestiones llevadas adelante en la provincia y sumando algunas gotas a favor de lo que fue su conducción en la intendencia capitalina años atrás. Por su parte, Zdero pareció mostrarse mejor plantando, con el impulso de la propuesta de “un cambio en la gestión” y utilizando también el contexto enrarecido que se generó con los movimientos sociales a partir del caso Cecilia Strzyzowski. Por último, Martínez que nunca salió de su eje y se plantó más de una vez contra sus “rivales” de turno, con interés de manifestar sus propuestas y diferencias.

Pero yendo al fondo del análisis, se podría también poner en relieve que el debate tuvo un momento de quiebre; y fue cuando Zdero cometió la falta al reglamento mostrando una hoja (documental) sobre una publicación relacionada al gobernador Capitanich y su madre, ya fallecida.

Rápido de reflejos, “Coki” no dejó pasar la oportunidad de apelar al arma de la sensibilidad y pidió a su madre que “perdonara a este señor”, haciendo alusión al “Zorro” que ni se inmuto. Obviamente, como ya manifestamos, esto fue un quiebre en la “discusión” y, a partir de ese momento, las cosas cambiaron como si los candidatos hubiesen puesto el pie a fondo en el freno.

Obviamente, la falta al reglamento de Zdero no pasó inadvertida y el “detrás de escena” generó un sinfín de reclamos y comentarios, encabezados por la hija del primer mandatario, Guillermina Capitanich, que rápidamente se le plantó a los funcionarios del Tribunal Electoral y a los representantes de la lista de Juntos por el Cambio, donde la figura relevante parecía ser el legislador Livio Gutiérrez.

La “advertencia” al aire en la transmisión provocó el freno de los actores, que a partir de ese momento, casi no cruzaron miradas y, mucho menos, un saludo al finalizar la noche de debate; excepto “Coki” con Martínez, que mantuvieron la cordialidad de toda la jornada y mostraron gestos que en un futuro podrían desandar en una unidad, que se le reclamó al Justicialismo provincial para estas elecciones, pero que no llegó aparentemente por las pretensiones del intendente de Resistencia.

Sin dudas, el debate quedó abierto y, con otros temáticas, este martes en Resistencia se volverán a ver las caras los mismos actores para regalarnos una nueva gala de intervenciones con propuestas y réplicas que prometen y mucho en casi tres horas de política proselitista pura.

Lectores: 1236

Envianos tu comentario