Panorama Político Chaqueño
¿Aparecen las "respuestas"?

El hartazgo social por las manifestaciones parece cotizar en bolsa para las elecciones

Las organizaciones sociales vieron menos flashes de medios nacionales y salieron a las calles nuevamente, lo que le sirvió al Gobierno para intentar sumar votos. (Dibujo: NOVA)

De cara al 17 de septiembre en la provincia, las manifestaciones parece que van a ser buscadas hasta con lupa para poder sumar algún voto que quede entre los indecisos o aquellos que abultaron los votos en blanco de las últimas Primarias, Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 18 de junio.

Sucede que lo que antes era hasta justificado por el Gobierno provincial, ahora parece ser aquello que le pueda significar recuperar un poco la imagen perdida por la supuesta estrecha relación con el clan Sena, hoy en día implicado en el hecho que consternó al país, la desaparición y posible femicidio de Cecilia Strzyzowski.

Las manifestaciones luego de las PASO parecían algo que quedaron en el olvido por la presencia de medios nacionales que los puedan vincular con el clan Sena, pero el puntapié inicial lo dio el Polo Obrero el martes y, a partir de allí, diversas organizaciones sociales volvieron a las calles, incluso con enfrentamientos con efectivos policiales y destrozos en el microcentro de Resistencia, postal que no se veía hace varios meses, por falta de decisión política.

Luego de los hechos que se viralizaron, toda la estructura del Gobierno provincial utilizó los medios a disposición para justificar el desalojo de los “piqueteros” y plasmar un “universo” del que la gente de la provincia claramente está cansada hace mucho tiempo, pero de la que la gestión recién ahora toma cartas en el asunto para tratar de ponerle fin.

Con declaraciones de la ministra de Seguridad y Justicia, Gloria Zalazar; del ministro de Gobierno y Trabajo, Juan Manuel Chapo; y diversos legisladores oficialistas, el Estado intentó plasmar que se tomó la decisión política que tanto reclamaba la sociedad, pero que quizás sólo queda en intenciones proselitistas, ya que se da en contexto electoral.

¿Por qué decimos esto? Porque como ya había ocurrido en 2021, cuando en las Legislativas de ese año, las urnas les habían dado un duro revés al oficialismo, se comenzó a “gestionar” y a hablar de un “Protocolo de actuación” para evitar las manifestaciones, algo que quedó en el olvido luego de revertirse los números y lograr finalmente la mayoría de los votos en las Generales Legislativas.

Lo que llama la atención, es que desde la oposición hasta el momento no han tomado una postura por los últimos hechos policiales, y se abocaron hasta ahora al rearmado de fuerzas de cara a las Generales, quizás a la espera de los debates que ya fueron confirmados en fecha y sede, que tendrán la participación solamente de tres candidatos a gobernador: el actual primer mandatario, que va por la reelección, Jorge Capitanich; el mayor contrincante en la previa, que se quedó con la interna opositora, Leandro Zdero; y el intendente de Resistencia que aspira a ser una tercera opción que rompa el histórico bipartidismo, Gustavo Martínez.

En este contexto, se pasó casi en un abrir y cerrar de ojos de la utilización del caso Cecilia, a tener a las manifestaciones como uno de los ejes que se manejará para medir el clima electoral en las próximas semanas, camino al 17 de septiembre en la provincia y en diferentes fechas en algunas localidades que han decidido desdoblar. ¿La gente, esta vez, se dejará convencer?

Lectores: 1144

Envianos tu comentario